• +56-752381234 / +56-225012251 / +56-225013345

 

¿Quién no ha cometido una falla en su vida? Las personas y las instituciones no son ajenas a cometer errores. Este es un tema en donde todos tenemos algo que decir, algunos más y otros mucho más. En el colegio los alumnos cometen fallas conductuales o académicas. Los adultos tenemos otro tipos de fallas y quizás aún más diversas que las de nuestros hijos. Ahora la pregunta es ¿Qué son las fallas? Y ¿para qué sirven? Antes de abordar estas preguntas de una manera bastante sintetizada comenzaremos hablando de las primeras fallas en nuestra vida.

Los bebés al nacer tienen la fantasía de que la madre es una prolongación de ellos mismos. Para entender esto es necesario cerrar los ojos y pensar en que “tenemos hambre” y al abrir los ojos encontramos un rico sándwich. Esto le sucede al niño ante todas sus necesidades con la diferencia que ellos no cierran los ojos, ellos ven a esta figura que los complace en todas sus necesidades.  Este  mundo de fantasía tiene una fecha de vencimiento, el  bebé debe prepararse para la vida real y salir de este estado. La madre a medida que el infante crece, comienza a cometer fallas y son  éstas las que le dicen que él y su madre no son una misma persona. Esta primera falla, permite comenzar  la independencia en los infantes.

Las primeras fallas en nuestra vida, nos llevan a conocer la realidad, pero éstas no son las únicas que tendremos. Debemos saber que en cada falla se deben generar cambios en nosotros. Ahora veremos un ejemplo que es muy real, pero poco asumido: pensemos en un niño que ingresa al sistema escolar, 3 años de edad  y este niño viene con la idea de que es el mejor en el fútbol,  el más fuerte, el que sólo come nuggets y que los adultos le obedecen ¿Qué le va a suceder a este niño en el sistema escolar? Sus fantasías van a ser aterrizadas a la realidad y éste deberá tolerar, generando cambios en su propia autopercepción y la de los demás; deberá entender que el mundo no gira a su alrededor.

Usted lector, ¿Es ajeno a las fantasías?  Los adultos tenemos fantasías que por medio de las fallas nos permitirán conocer la realidad, a modo de ejemplo, en la vida laboral todos queremos tener éxito y una gran fortuna, pero el dinero no llega solo y comprendemos que la vida necesita de compromisos y, en algunas ocasiones, sacrificios.

Algunos padres tienen la idea de que “un buen cuidador no tiene fallas” y es todo lo contrario, el no dar a los hijos todo lo que ellos quieran nos convierte en buenos padres, ellos no saben lo que es bueno para su desarrollo o ¿comer todos los días nuggets es apropiado para un niño?. Es necesario aclarar que  este texto busca equilibrio entre fantasía y fallas, pero se resaltan solo los errores debido a que los padres tienden a ser muy generosos en las fantasías de sus hijos.