• +56-752381234 / +56-752351387

 

 

Aquella investigación se denominó Escuelas efectivas en sectores de pobreza: ¿quién dijo que no se puede?“, a partir de la cual se buscó demostrar que sin depender del contexto, pero sí de la gestión, la educación podía ser exitosa. (MINEDUC, 2004)

Es sabido que nuestras Escuelas de Administración y Comercio (TP, Básica y HC) gozan de buenos resultados en pruebas estandarizadas y de indicadores de calidad que nos llevan a ubicarnos entre las Escuelas con Excelencia Académica, según el sistema nacional de evaluación de desempeño. Esto nos invita a plantearnos la interrogante… ¿Son nuestras escuelas efectivas?

Para dar respuesta a esta interrogante es importante ahondar en las características que distinguen a este tipo de establecimientos y que bien se detallan en su texto, a partir del ejemplo de las 14 escuelas que se describen en el estudio. Es importante distinguir que esta investigación solo toma en cuenta Escuelas de Enseñanza Básica, lo que llama a la cautela en términos del cruce de información, pero no se aleja de la realidad en los contextos escolares que se abordan.

Las escuelas efectivas cuentan con 5 características en común y van en consonancia con estudios internacionales  (EDUCARCHILE, 2009)

 

1 – Gestión institucional centrada en el aprendizaje

A pesar de trabajar en condiciones de pobreza, las escuelas analizadas tenían la capacidad de tomar todas las decisiones asociadas a la gestión (asignación de recursos, asignación de profesores a los cursos, uso de materiales, planificaciones institucionales) en torno al aprendizaje de los alumnos. Nada queda al azar, está todo planificado y existen muchos niveles de evaluación que monitorean lo que se va haciendo. Al realizar el cruce con la realidad institucional, nos damos cuenta que coincide con uno de los sellos declarados en nuestro proyecto educativo institucional (Foco en la enseñanza-aprendizaje), el cual desarrollamos a partir de estrategias en común, como las comunidades de aprendizaje, programación semanal de grupos profesionales de trabajo, reuniones de departamentos, horas vip o de co-docencia, reforzamientos, implementación de programas de comprensión lectora y resolución de problemas, adquisición de textos de estudio para los estudiantes, pruebas externas estandarizadas que entreguen información de proceso, etc.

2 – No hay escuela efectiva sin clase efectiva

La excelencia en la sala de clases es una de las características de mayor importancia, donde el buen uso del tiempo debe ser una práctica institucional, la planificación de las clases, la distinción de las 3 etapas (Inicio, desarrollo y cierre) y quizás lo más importante, la buena relación con los estudiantes y el manejo de la disciplina en el aula. Acá es donde nuestras Escuelas A&C han avanzado a través de la maduración de un proceso interno de acompañamiento de nuestros docentes, el cual lleva ya casi 10 años de aplicación, los “Acompañamientos de Aula”. En los cuales a partir de una pauta de observación y consensuada con nuestros profesores, son asistidos por algún directivo, el cual posteriormente retroalimenta y acuerdan mejoras pedagógicas en conjunto. El objetivo es llegar a clases de excelencia que sean efectivas en todos los puntos descritos por las escuela efectivas, buscando el desarrollo profesional docente por sobre todas las cosas, de manera que impacte en nuestros estudiantes y su proceso de enseñanza-aprendizaje.

  1. Expectativas

En todas las evidencias sobre eficacia escolar, las expectativas de los profesores en el aprendizaje de los niños tienen una importancia de primer orden. Pero al mismo tiempo son transcendentales las expectativas que los directivos tienen de sus docentes, la de los padres con sus hijos y la de la escuela con los padres. Se trata de establecimientos que creen y generan expectativas, lo que sin duda es la llave que abre la puerta de la movilidad social. Es aquí donde nuestra institución pone el foco, creer como profesionales de la educación en nuestros niños, regar de esta idea a nuestros apoderados y trabajar para obtener mejores resultados. Sabemos que la vulnerabilidad es un problema, pero no es determinante de la vida que queremos para nuestros estudiantes, sino las oportunidades que les brindemos para romper el círculo.

  1. Capital simbólico 

Aquellas escuelas que poseen un clima y cultura que favorezca los buenos aprendizajes, permiten que a partir de la PERTENENCIA se obtengan las metas que nos proponemos como institución. Esto va más allá de un número, se demuestra en querer nuestro logo, nuestro espacio y los  miembros que componen una familia escolar. El trabajo apunta a desarrollar este capital simbólico, entrelazando los planes que el Ministerio de Educación propone, dándole sentido a partir del concepto FAMILIA A&C.

  1. Alianza con la familia 

El último concepto que las Escuelas Efectivas consideran como determinantes, es la alianza que la escuela forja con sus familias. La investigación en Chile respecto a este tema plantea que existen colegios con padres muy presentes o distantes físicamente del establecimiento, pero presentes desde la colaboración en la formación de los estudiantes. La tarea como Escuela A&C es acercar a las familias, a partir de diversas actividades que permitan hacer piel el concepto “La Escuela es también de los padres” y que si bien no estarán presentes durante las clases, si lo estarán en el proceso de acompañamiento y comunicación con el colegio, y a su vez en el sin fin de actividades que se proponen de participación de todos los miembros de la comunidad escolar. Ejemplo de estas actividades es el día de la familia donde nos reunimos en torno a una sana convivencia o bien los “talleres parentales” donde se busca entregar herramientas para enfrentar la formación de los estudiantes dependiendo de la etapa de desarrollo de turno.

Por lo tanto, hoy como institución podemos sentir un orgullo tremendo del trabajo realizado, pero convencidos que estamos creciendo como una Escuela Joven que somos (14 años), en pos de lograr las metas que permitan entregar herramientas a nuestros estudiantes y sus familias para alcanzar la felicidad después de la escuela, ya sea en un buen trabajo, en una institución de estudios superiores o bien siendo una persona de bien para el mundo actual, somos la Escuela que busca FORMAR PERSONAS Y CONSTRUIR FUTUROS.